Un sistema de refrigeración industrial es capaz de mantener a una determinada temperatura y humedad una cámara frigorífica en la que se almacena o procesa un producto concreto. Estos productos pueden ser desde frutas, hortalizas, carnes, pescados, hasta productos como: precocinados, helados, o lácteos, en los que son necesarias unas condiciones de temperatura determinadas durante su procesado y después conservación o maduración.

En Lopeza Refrigeración y Confort S.A. de C.V. te contamos sobre los beneficios de contar con un sistema de refrigeración adecuado:

Enfriamiento: El frío es la característica principal de un sistema de refrigeración. Su importancia radica en que, gracias a su uso, se pueden mantener temperaturas óptimas para el mantenimiento adecuado de los productos o el equipo de la empresa.

Refrigerante: Estos sistemas no solamente ambientan con bajas temperaturas algunas zonas en específico, sino que llevan a cabo un proceso más complejo.
Esto es debido al refrigerante que consigue absorber el calor de los productos o equipos en cuestión para finalmente expulsarlo del ambiente.

Humedad: Otro de los beneficios de un sistema de refrigeración y que, dependiendo del giro de tu negocio, será más o menos importante para ti. En este caso, mantener los productos con cierto grado de humedad puede ayudar a conservar ciertas propiedades, por lo que es una herramienta muy útil.